Convertir un autobús a GNC permite ahorrar hasta un 30% al año

0
1130
Autobuses GNC en Madrid

El desarrollo de motorizaciones capaces de funcionar con combustibles alternativos está abriendo todo un abanico de posibilidades tanto en el canal de particulares como de empresas. Y no hablemos del ámbito del transporte público, en donde este tipo de vehículos híbridos o directamente a base de combustibles alternativos ya son una realidad tangible. El sector sigue avanzando y prueba de ello es la posibilidad de convertir un autobús a GNC.

Es decir, transformar la mecánica de un autobús convencional que funciona a base de diésel para que utilice gas natural comprimido (GNC) como combustible alternativo. Una acción que permite ahorrar hasta un3 0% al año. Además, podría existir otra alternativa en optando por el medio de transporte totalmente eléctrico, aunque de momento en España las empresas apuestan de manera fuerte por el gas natural vehicular (GNL y GNC).

Una de las ciudades españolas que podemos calificar de ejemplo en este ámbito es Barcelona. Y es que las empresas de transporte colectivo gastan alrededor del 10% de su presupuesto anual en combustible. Un porcentaje que se puede reducir de manera clara si reconvirtieran su flota diésel en vehículos capaces de funcionar con gas natural comprimido. Un ahorro anual que se situaría en los 8.640 euros.

Si nos centramos en TMB, la empresa de Transportes Metropolitanos de Barcelona, tiene ya en su flota un 38% de autobuses propulsados por GNC –411 de un total de 1.065 vehículos-. Además, esta compañía ha invertido en convertir autobuses diésel a GNC u otro tipo de combustibles lo suficiente como para convertirse en la flota más limpia de toda Europa.

No hay comentarios

Dejar respuesta