El Gas Natural Vehicular, es el combustible alternativo a día de hoy.

0
1287
Gas Natural vehicular combustible alternativo
El Gas Natural Vehicular combustible alternativo

El gas natural es una realidad a día de hoy muy extendida en la movilidad global -autobuses, camiones, trenes o barcos lo utilizan- pero poco conocida en el caso de la automoción. Y si buscamos asociar la movilidad sostenible al ocio, bicis y motos han destacado en las Jornadas sobre la Sostenibilidad en el Transporte desarrolladas por Vozpópuli con la colaboración de Executive Forum por sus innovadoras propuestas 100% eléctricas.

Gasnam: Asociación Ibérica de gas natural para la movilidad

Manuel Lage, Secretario General de Gasnam, considera al gas natural como la alternativa global a las fuentes de energía derivadas del petróleo. Autobuses, trenes y barcos se propulsan por esta fuente de energía que, a diferencia de la gasolina o el gasóleo, no produce CO2 y que, además, según los estudios, las reservas mundiales garantizan más de 500 años de abastecimiento, algo que en el caso del petróleo no está garantizado en períodos muy inferiores. En España, el gas natural es el combustible alternativo más empleado, siendo además líder europeo en el consumo de gas natural en vehículos pesados. En Madrid y Barcelona, por ejemplo, el 40% de las flotas de autobuses ya funcionan con gas natural. Su aplicación al automovil está creciendo en los últimos años, gracias sobre todo a una red de distribución que poco a poco se va ampliando por todo el territorio nacional, aunque todavía con cierta carestía con poco más de 50 puntos de repostaje.

Llenar el depósito de un turismo de tamaño medio de gas natural supone unos 15 euros frente a los cerca de 50 euros que cuesta llenar un depósito de gasolina de un turismo similar. Hay que destacar que el nivel de energía eficiente contenida en un kilo de gas natural es superior al propio diésel o a la gasolina, es decir, necesita menor cantidad de combustible para producir la misma energía, y se corresponde a 1,5 litros de gasolina ó 1,3 litros de diésel. Además, no depende de las reservas de petróleo, por lo que su precio no está sujeto, en principio, a tantas fluctuaciones y subidas inesperadas. Una de sus principales ventajas frente a otros combustibles está en la reducción de las emisiones de CO2 y los óxidos de nitrógeno NOx , sobre todo en relación al propio diésel, reduciendo en torno a un 25% las emisiones de CO2 respecto a los motores de gasolina y un 87% las de NOx respecto a un diésel.

Así, un trayecto de unos 400 kilómetros a velocidades legales puede suponer unos 3,5 euros cada 100 kilómetros en el caso de hacerlo con un turismo medio de gas natural, mientras que en el caso de un diésel de similares prestaciones, supone unos 5 euros cada 100 kilómetros, casi un 30% más caro que el gas natural… y casi un 50% respecto a uno de gasolina.

No hay comentarios

Dejar respuesta