Nueva estación de repostaje de GNV – Gas Natural Vehicular en Burgos.

0
3292

Inaugurada la primera estación de repostaje de Gas Natural Vehicular en Burgos.

La estación de servicio Beroil de Rubena dispone del primer surtidor de gas natural licuado de la Comunidad. Un depósito móvil instalado en sus dependencias abre la puerta en la región a un producto que aspira a competir con solvencia con los mayoritarios. El administrador de Beroil, Rodrigo Huidobro, lo tiene claro: «Creo que es el futuro y que su uso se va a disparar a partir de 2020». Tan convencido está que posee un camión con este combustible. Es de los pocos, «de momento», precisa.

Grandes empresas ya han comenzado a apostar por esta alternativa y compañías como Iveco o Scania trabajan en modelos propulsados por gas natural licuado. Estos han de estar fabricados específicamente para este producto. «El único problema ahora es que tienen poco caballaje, pero en Estados Unidos ya han superado este obstáculo», relata Huidobro.

A su juicio, los resultados de los tres primeros meses de experiencia en Rubena constatan que el interés por este combustible es creciente. El precio constituye un importante atractivo. Si bien el valor del gas natural licuado no dista demasiado del de la gasolina o el gasóleo, el precio final rebaja sustancialmente el de estos productos pues, según explica el administrador de Beroil, para incentivar su consumo «está exento del impuesto de hidrocarburos hasta 2024».

No es la única ventaja, los expertos coinciden en destacar la mejora medioambiental que introduce esta energía así como la reducción de costes en el mantenimiento de los vehículos. Internet está plagado de referencias positivas en este sentido, dirigidas sobre todo a transportistas.

Cabe recordar que la capital burgalesa cuenta desde hace tiempo con tráfico de vehículos con gas natural. Los autobuses municipales utilizan la versión comprimida. Mientras que el licuado es gas natural transformado en líquido al disminuir su temperatura, el comprimido es el mismo producto cuyo volumen se ha reducido aumentando la presión a la que es sometido para facilitar su transporte y almacenamiento.

Mientras su uso se generaliza, Burgos ya figura en el mapa de estaciones de carga. Las más próximas se ubican en el País Vasco, Navarra, Zaragoza y Madrid, que acumula el mayor número de surtidores, junto con Barcelona.

En concreto la estación móvil ubicada en Rubena -en el kilómetro 247 de la A-1- ha sido diseñada y construida por el grupo HAM, especialista en estas instalaciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta